El clan de los McCloud estuvo aquí

mccloud_bcn_03.jpg


Los McCloud (sí, “esos” McCloud) han pasado unos días en España y de no ser por las webs americanas, algunos ni nos habríamos enterado. Según el relato de Ivy, y las fotos de Scott, el domingo día 8 por la mañana llegaron a Sitges, ya que durante los tres siguientes días Scott tenía que impartir un seminario, fundamentalmente a los empleados de Egmont Publishing (dibujan al Pato Donald y amigos), en su mayor parte daneses, ingleses y norteamericanos.

El lunes, mientras Scott daba su conferencia, su mujer e hijas paseaban por la ciudad. Es interesante comprobar la reacción de Ivy ante las cosas que iba encontrando a su paso: su primera apreciación es que España es un lugar muy “lovely” y muy “not America”, y queda muy sorprendida cuando comprueba que las historias sobre la siesta son ciertas, ya que todas las tiendas cierran a mediodía (ojalá fueran ciertas, Ivy, ojalá).

Al día siguiente, por la tarde visitaron dos “hermosas y extrañas” iglesias, ambas con andamios. ¿Adivináis de cuales se puede tratar? Según confiesan, la cena fue buena y copiosa.

sagrada-familia.jpg


El miércoles, mientras paseaban por la ciudad, se encontraron… ¡una exposición de cómics! Por desgracia estaba cerrada… o por fortuna, ya que era una exposición de Horacio Altuna, y no sabemos como puede reaccionar un americano acompañado de mujer e hijas (niña y adolescente) ante la visión de algunas de las páginas subiditas de tono del maestro argentino.

imaginari.jpg


No es que cuenten mucho más, pero da la sensación de que los mejores momentos se dieron esa misma noche, gracias al ambiente nocturno de la ciudad y a una tormenta eléctrica bastante espectacular, al parecer.

Y el día siguiente por la mañana, de vuelta a USA. 20 horas después de salir de España, los McCloud ya estaban en Bethesda, a tiempo para asistir a la Small Press Expo (SPX), donde se conceden los Premios Ignatz. De recuerdo se llevaron una tableta de chocolate negro “hecha por monjes”. ¿Trapa?

En general, por lo que cuentan, su interacción con los “nativos” fue escaso, casi nulo, así que Scott (y familia), la próxima vez que queráis disfrutar de verdad del color local y sacar todo el jugo a vuestra estancia… ¡contactad con nosotros!