Aprende con Frank King

king_gasolinealley_08-19-19.jpg


Jesse Hamm ha publicado un texto de Frank King aparecido en el libro How to draw cartoons (1926), de Clare Briggs. En el libro, Briggs hace cinco preguntas concretas a varios autores de cómics:

– ¿Cuál consideras que es el factor que más ha contribuído a tu éxito?
– ¿Cuánta importancia atribuyes a la educación artística cuando el estudiante pretende adoptar la profesión de autor de cómic?
– ¿Cuál es tu opinión sobre la típica escuela por correspondencia?
– ¿Cómo empezaste?
– ¿Qué regla general o consejo darías al principiante?

A continuación, traducidas sin mucho mimo, las respuestas de King:

Cualquier éxito que se haya podido cruzar en mi camino parece ser una cuestión de lento crecimiento y no debido a ninguna oportunidad única o característica individual. Tratar de hacerlo lo mejor posible en las pequeñas oportunidades ha hecho tanto por mí como cualquier otra cosa que pueda señalar.

Creo que algún tipo de educación artística es importante si una persona pretende ser autor de cómic. Sin embargo, no es esencial. Muchos autores de éxito no han tenido ninguna formación artística. Por otra parte, siempre es conveniente poseer un conocimiento del dibujo adquirido en una escuela de arte. Aporta las mismas ventajas que una educación universitaria a un hombre de negocios. Puede que nunca use directamente el conocimiento adquirido en la universidad, pero le ayuda a estudiar, ver y aplicar. Trabajar con otros que tienen similares ambiciones es un incentivo. Creo que un año en una buena escuela de arte es aconsejable.

Sé muy poco sobre los típicos cursos por correspondencia. Si mantienen al estudiante interesado y ocupado, sirven a un propósito. Un buen curso por correspondencia debe hacer esto. Si ofrece la crítica de un hombre con experiencia, tiene valor, especialmente si es el único contacto que el estudiante tiene con un hombre que ha estado en el ajo. Sin embargo, no se puede comparar con una escuela.

Mi comienzo fue un golpe de buena suerte. Mi trabajo, dibujos amateur hechos en un pequeño pueblo después de que terminase el instituto, atrajeron la atención de un viajante, que me presentó a un editor en Minneapolis. Finalmente esto condujo a un trabajo en el periódico, y aunque no hice trabajo de dibujante durante bastantes años, fue la cuña para entrar. Me dio experiencia en el periódico, lo que, incluso más que la preparación artística, siempre es útil haber tenido para un autor de cómic.

Hay una cosa que les digo a los estudiantes que quieren consejos sobre hacer cómics; esto es, llevar consigo una libreta y un lápiz y hacer dibujos de todo –gente en todas las posturas, sillas, animales, barcas, edificios, automóviles- literalmente todo. Hacer cientos y miles de ellos. Les ayudará de muchas formas cuando consigan hacer cómics. Si persisten, pueden construir una buena base para cualquier tipo de tipo cómic que aborden. Los principiantes encontrarán que mejoran sus aptitudes para sugerir una cara o una postura directa y simplemente. Olvidarán todos los dibujos de cosas que han hecho, pero se darán cuenta de que muchos de ellos vuelven cuando los necesitan. Si consigue divertirse haciéndolo, el principiante mejora rápidamente.

Mi consejo para el principiante o el estudiante avanzado –dibuja todo lo que veas.

[Vía: ¡Journalista!]