¿Venden cómics las películas? (2)

28775.jpg


El otro día alguien compraba en eBay los 12 comic-books de Watchmen por más de 500 dólares. Hoy, Watchmen se coloca en el puesto 29 de los 150 libros (no cómics) más vendidos que elabora USA Today, tras entrar la semana pasada directamente en el puesto 83. También se ha colado en la lista La Broma Asesina, en el puesto 114. (Por cierto, nuevas fotos de Watchmen aquí).

[Vía: ¡Journalista!]

[ACTUALIZACIÓN] No son 200.000 las copias de Watchmen que ha ordenado imprimir DC, como comentaábamos el otro día, sino 300.000. Por cierto, tratad de comprar ahora mismo un tomo de Watchmen en cualquier tienda online norteamericana…

Recientemente afirmábamos que las adaptaciones cinematográficas promueven la venta de cómics, lo que es claramente cierto en algunos casos (Watchmen, V de Vendetta, 300) pero parece más dudoso en otros, como es el caso de las adaptaciones de cómics de superhéroes dado el carácter seriado y larguísima trayectoria de algunos de ellos. En uno de los comentarios Max Vento hacía una interesante reflexión:

Sería interesante saber si estos cómics que se compran al calor de las producciones cinematográficas generan buena parte de sus ventas entre aficionados al cómic, a los que la adaptación les ha dado el empujoncito que les faltaba para decidirse o, más bien, entre gente ajena al medio. Supongo que habrá varios perfiles de comprador: lector no habitual, pero tampoco absolutamente ajeno, lectores que dejaron de serlo, aficionados… Sería conveniente saber todas estas tendencias y, también, a cuántos de los no habituales se les mete el gusanillo y repiten con obras que nada tienen que ver con adaptaciones. Esta información permitiría a las editoriales poder enganchar a nuevos lectores, convertir al ocasional en habitual. Aprovechando bien el tirón, las adaptaciones pueden abrir muchas puertas. De lo contrario, será una inyección económica para las editoriales sin mayores consecuencias a largo plazo.

Personalmente (el tio berni al habla) he constatado que personas de mi entorno que nunca habían leído un cómic se me han acercado asombradas tras ver la película Persépolis con el comentario típico de: «Yo es que pensaba que sólo había tebeos de risa y de superhéroes»… y a continuación me han pedido un «tebeo de esos serios» o directamente se lo han comprado previa recomendación. Puedo decir que he triunfado con Maus, Persépolis y Píldoras Azules en todos los casos, y que algunos han vuelto a por más. Ojo, que no quiero decir que estos cómics concretos sean mejores que otros, pero sí que parece que las temáticas que se tratan en ellos conectan mejor con el público alejado de los cómics que otras. Y por cierto, ninguna de estas personas (vale, 6 o 7, no es estadísticamente significativo) se ha quejado del dibujo. Lo que tengo claro es que sin el empujón de la película esas personas, que saben que soy aficionado, nunca me hubieran pedido un cómic. No sé si a partir de ahora seguirán comprando cómics, lo que sí sé es que su consideración por la historieta ha cambiado radicalmente.