Ilusionismo frente a caligrafía

gotham_mazzucchelli_batman_year_one_01


Cuando abordó el trabajo de BATMAN AÑO UNO (1987, con guión de Frank Miller), Mazzucchelli recibió dos ficheros gigantes del editor, Denny O’Neil, con fotocopias de los dos primeros años de Batman, 1939 y 1940, para que los usara como referencia. A Mazzucchelli aquella concepción visual de Batman le pareció muy estilizada para su gusto, de modo que se concentró en usar lo que había aprendido durante sus estudios artísticos sobre realismo. Quería dibujar a Batman como si «un tipo real llevara el traje». Quería hacerlo «creíble». Por esa razón, intentó representar un hombre que fuera capaz de escalar la pared de un edificio llevando botas y una capa pesada.

De todos modos, si recibiera el mismo encargo hoy, lo haría de manera distinta. Conforme avanzaba en su carrera, Mazzucchelli se dio cuenta de que el ilusionismo perdía importancia en su dibujo, frente al proceso de convertir la línea en una especie de caligrafía. De ahí también su paso de usar el pincel, característico de su trabajo hasta un determinado momento, a entintar con plumas de caligrafía entre otras herramientas, como en ASTERIOS POLYP (2009).

David Mazzucchelli se explaya durante una charla con Dan Nadel mantenida recientemente en el MoCCA. Nos lo acerca en castellano Es Muy De Cómic.


imagen-14