El retorno del paradigma medieval

Parece que, en cierto momento, no habrá forma de ganarse la vida haciendo cualquier tipo de arte, a menos que se haga bajo una especie de paradigma medieval o renacentista, trabajando para un benefactor único que paga por las obras originales. Parece que la dirección a la que vamos es que todo sea gratis y esté en Internet, a que el artista no tenga control sobre cómo se comercialice o vea su obra.

Clic.