FIRMADO MR. J (X) Las aventuras de Hergé

hhdt


¿Quién no conoce a Tintín? Dice Álvaro Pons en su prólogo a Hergé. Hijo de Tintín que “a estas alturas, cualquier aproximación que se quiera hacer al mito de Tintín quedará automáticamente superada por el inabarcable desarrollo que ha alcanzado el personaje como icono indispensable del cómic del siglo XX”. Y es que hablar del joven reportero del flequillo en alza es hablar de uno de los puntales de la historieta franco belga –y por extensión de la historieta mundial–, el máximo exponente del estilo artístico y narrativo denominado “línea clara” y uno de los personajes más leídos y queridos por los lectores de todas las edades desde su aparición en 1929.

Potenciado por un merchandising ingente y variadísimo, Tintín forma parte del patrimonio cultural del mundo contemporáneo, es el símbolo de un país, de un siglo y hasta del paraíso perdido de la infancia, fuente de discusiones políticas o estéticas, y su poder de penetración es tan grande que a veces cuesta recordar que, a fin de cuentas, no deja de ser el mero protagonista de una veintena de álbumes de aventuras, algunos mejores que otros. Lo creó Hergé, seudónimo de Georges Remi, como bien sabe todo el mundo, aunque ¿quién conoce realmente a Hergé? De nuevo en palabras de Pons: “Hergé/Georges Remi supo quedarse siempre un paso detrás de su creación (…), su nombre aparece inconfundible en las portadas de los tebeos, pero su persona es casi un enigma, una vida tan discreta que para muchos ni siquiera existía más allá de ese alias omnipresente”.

tintin


Hergé. Hijo de Tintín es el espectacular y voluminoso recuento de la vida de Remi firmado por Benoît Peeters, guionista de cómics, novelista, crítico y tintinólogo de pro, autor de otros significativos volúmenes sobre el historietista belga y su obra. Esta de Peeters es una inteligente y documentadísima investigación que aporta nueva luz a la comprensión del genial creador, uno de los nombres propios de la moderna literatura popular, cuya fama e influencia no cesa con los años.

Tal como señala el propio Peeters: “Si finalmente he emprendido la redacción de esta obra es, ante todo, porque no llego a reconocer del todo a Hergé en los retratos propuestos hasta la fecha (…). Podemos leer Las aventuras de Tintín como una autobiografía indirecta o más exactamente como una especie de diario a través del cual se nos muestran todos los acontecimientos, públicos o privados, que marcaron a Georges Remi, conocido como Hergé. No obstante, en esta singular novela de formación, es sobre todo el personaje quien construye a su autor. El joven empleado de Le Vingtième Siècle empezó con muy poco. Álbum tras álbum, Tintín educó a Hergé, conduciéndolo hacia horizontes inimaginables”.

De este crecimiento conjunto del creador y su creación da cuenta el fenomenal ensayo Hergé. Hijo de Tintín, cuidadosamente editado por la editorial Confluencias y con una estupenda traducción de Laura Naranjo y Carmen Torres. Apasionante y revelador a partes iguales, el libro es una pieza imprescindible para los aficionados al cómic y para cualquier lector mínimamente interesado en el arte y la cultura.